viernes, 19 de febrero de 2010

Agazapado entre las hojas secas


Estoy agazapado entre las hojas secas, oculto debajo de la putrefacta savia de los árboles que cortas al amanecer, anochezco en mi silencio, envuelto en soledad de lagrimas olvidadas, prescrito de la luz, desde aquí me arrastro bajo tus pies, hacia tu raza maldita, hacia tu abdomen abultado, bajo tu piel, en silencio, sin que nadie lo sepa, guarda el secreto, inféctate de mi…

Yo me acerco al hombre envuelto en palabras, me alimento de su vanidad, la luz que cree recibir de los demas, cuando no es mas que un hongo que parasita los cumplidos, antojado de versos vacíos, productor de imágenes de cristal de colores, sus intestinos me alimentan, absorbo hasta la más pequeña partícula de su ego inflamado…

Me mueven las adicciones de aquellos encadenados, eslabones de hierro oxidado arrastran substancias, acciones y personas, no pueden dejarlos, no pueden dejar de hacer, no pueden detenerse, sus piernas llagadas exudan la sangre con la que baño mi rostro, sus pies han perdido los dedos y sus talones se espinan en su largo camino hacia ninguna parte, yo casi muero de risa al verles pasar…

Me da fuerzas el consumo, las masas hediondas de estupidez, aquellas que mueve la compra venta del mundo, esas me hacen bailar en medio del fuego, desde donde les miro con ojo demente, su movimiento automático, su conciencia dormida..

Pero es tu miedo el que me sostiene, tu llanto bloqueado, en medio de tu pecho, tu silencio ante la injusticia, tu actuar sin sentido, tu eterna inconciencia, incapaz de ser.. me haces gigante, sin necesidad de arrastrarme, salir de entre las hojas secas y danzar por la noche, riéndome a carcajadas, bebiendo de tu sombra, tu larga sombra de energía perdida, energía estancada, todo para mi, tu Demonio personal…

7Toj
9 Kan
19 Febrero 2010

jueves, 18 de febrero de 2010

Red


Dormida, en el vaivén de tus olas, recién nacida a tu luz, ligera como la más humilde de las partículas, apenas un grano de arena en tu inmensa oscuridad, caliéntame ahí, volviendo al vientre de donde provengo, sujetándome de los pies, envuelta en mi respiración…

Y respiro, trayéndote dentro de mi, hermano y hermana de los mil seres y las mil cosas, haciendo sin hacer, moviéndome sin mover, dejando una huella casi invisible en las costas de las estrellas, iniciando la danza de la red, arrastrándome, volando, caminando y de nuevo a iniciar el ciclo, eterno movimiento de morir y nacer, sabiendo que la soledad ha muerto, que tierra, agua, sol y lluvia me riegan siendo planta, siendo yo, siendo tu.

La Luna me sonríe en su viaje de nueva a llena, fijada en el cielo entre guardianes nubosos, apenas esbozada en la oscuridad, trazando la ruta de las venas del cielo, nuestro origen y destino, en conexión directa de la historia antes de la historia.

Atravesada por el viento, respirando al mismo ritmo con los mil seres y las mil cosas, co creando la armonía de esta existencia, un segundo en medio del océano de tu luz, respirando mientras agradezco el ser, en infinitas conexiones, en imperfecta evolucion.

7TOJ
8 Kat
18 Feb 2010 (11:22pm)

Nudos


Atándome, atándote, atándonos, mil nudos de vida en el estomago de la ansiedad, acertando a sentir nada, solo músculos constreñidos, miedo a tener miedo, miedo a vivir en nuestro olvido.. ayer me monte un sueño que no recuerdo, recorrí en la oscuridad mi propia piel, tome una bocanada de aire sucio, espeso como arena, recorrió mi garganta y me infecto de duda, la misma que me despierta en la noche y me hace olvidar el mismo sueño que tengo todas las noches…

Desatándome, desatándote, desatándonos, a la espera de la medianoche, cuando salen todos los espantos de mi pasado, asustándome de mi misma, quien sabe cuantas noches velare por sus penas, penetrando en el espejo de tu rostro, en medio de tus ojos rojos…

Mis nudos, tus nudos, nuestros nudos, en la segunda noche del fin del tiempo, cuando el cargador aun acecha como una bestia nocturna, lista para llevarse las horas, mis horas, tus horas, nuestras horas, en la esquina de la muerte, donde todo suena, como una danza sagrada que sacude mi ansiedad y me vuelvo a despertar y me doy cuenta que sigo dormida, en el suelo, bajo una luna gris que amamanta mi oscuridad…

Y se que debo vivir, se que debo soñar, sin miedo a temer, sin temor al miedo, pero mi cuerpo me vuelve a atar y es mas fuerte el habito de tener pánico, escondida debajo de la cama de mi niñez, oculta de los monstruos verdes de los árboles, del ser gris del cuarto de madera, de las manos que se mueven bajo el suelo, sorda a los gritos de ellos, a salvo de su locura, de mi locura, de nuestra locura…

Soltándome, soltándote, soltándonos, no me puedo obligar a fluir, seria como empujar el caudal de los ríos, la vida vive en mi vida a pesar que yo no siempre viva en ella, amar sin nudos, vivir sin nudos, morir sin nudos, ahora me miro, fuera de la luna gris, despierta del sueño que no recuerdo, sin monstruos ni gritos y se que desatare mi estomago, desharé los nudos de mi noche…. Respiraré.

7TOJ
8 Kat
18 Feb 2010 (10:37pm)

sábado, 6 de febrero de 2010

¿Me ves desde ahí?


¿Me ves desde ahí? Si me subo al cielo y me caigo de nuevo tendría tus ojos puestos en mí otra vez, tal vez si camino cojeando o me caigo un poquito, no sé... El desvelo de mis horas blancas ya nunca me deja dormir, sólo soy un manojo de preguntas sueltas que rehúsan ser respondidas por mi mente adolorida… Y es que sueño ¿sabes? con una bóveda allá arriba, subiendo la escalera en espiral, a donde habitan los hombres pájaro, con niños en baúles de agua negra…

Pero vuelvo a la tierra, cubierto de nada y lleno de todo, mirando desde los caminos repetidos del día de ayer y el día de mañana, nunca hoy, como en el espejo que atravesó Alicia, adivinando en qué mundo estoy viviendo, un estado de atenta dispersión, donde nada más llegan las noticias que más duelen, porque sólo así siento, en medio del olvido, nutriéndome del caos, el tuyo, el mío…

Yo no me veo desde aquí… me pongo frente al espejo y veo tus ojos, tu pelo, tu piel y por más que muevo las manos sólo imagino una telaraña transparente que me cubre la frente y me llena de frío, ya no es tuyo ni mío, no es de nadie, el reflejo, en el espejo, en el vacío…

7TOJ
9 E