jueves, 29 de diciembre de 2011

HIPERBREVES NAVIDEÑOS



SAN NICOLAS

Concluida la centenaria huelga de los elfos jugueteros, San Nicolás pudo al fin volver a recorrer el mundo. Lamentablemente, para entonces ningún niño o niña quiso recibir nada de él. Lo rechazaron por no ser gordo ni barbón y por la falta de trineo y renos mágicos. En resumen, no se parecía al San Nicolás de la Coca Cola. Dicen que se retiró definitivamente a Groelandia, desde donde ha dirigido varias demandas hacia la Transnacional sin ningún éxito.

FANTASMAS DE NAVIDAD

Los fantasmas de Scroodge han seguido intentando despertar el espíritu navideño de los ricos y poderosos de este siglo. Se presentan puntuales a media noche en sus aposentos para mostrarles las navidades pasadas, presentes y futuras. Desgraciadamente ellos casi nunca están y cuando llegan a estarlo se toman un puño de tafil y se vuelven a dormir.

BUSCANDO EL TALLER DE SANTA

A mediados del siglo XXI, los científicos que estudiaban soluciones para los efectos del cambio climático en el polo Norte, abandonaron su trabajo y se dedicaron a investigar la ubicación del taller de Santa. Les pareció más factible y motivante buscar el taller mágico que seguir sufriendo por los osos polares ahogados y el deshielo constante. 

VENGADORES

El detective Mulligan contuvo un grito de terror al recibir los resultados de laboratorio. Las huellas digitales confirmaban que los horrendos asesinatos en serie, en forma de mutilaciones de piernas y bolas navideñas incrustradas, eran la obra de una banda de pinos vengadores. 

ALAS

Recuerden niños y niñas: cada vez que sus papis y mamis topan sus tarjetas Visa, Master Card y American Express, en algún lugar de este ancho y bello mundo un agente de crédito gana sus alas.

INDICE DE FELICIDAD

Los científicos de la república del Sur descubrieron que navidad y año nuevo eran los momentos en que los índices de paz y felicidad nacional marcaban más alto. Pronto la Asamblea votó de manera unánime el decretar la navidad perenne y eterno el año nuevo en el país. Esto implicó el fin de las elecciones y la permanencia indefinida de los cargos públicos, pero todos los funcionarios se sacrificaron gustosos por la felicidad de la nación.

ALBERTO SANCHEZ ARGUELLO DICIEMBRE 2011