viernes, 27 de septiembre de 2013

LA MAQUINA DE HACER PAJAROS



Nuevamente comparto otra de las historias que envié al primer concurso centroamericano de literatura infantil de la Fundación nicaragüense Libros para niños. Esta fue inspirada por la historieta “La máquina de hacer pájaros del dibujante argentino Cristóbal Reinoso (Crist) publicada en Nicaragua en La Semana Cómica que dirigía el gran Róger Sánchez en los años 80. Les dejo el cuento.


I

El señor García miraba el cielo de la ciudad y se aburría al no ver nada, así que decidió inventar una maquina de hacer pájaros.

II

Antes de inventar la máquina de hacer pájaros, el Sr. García había inventado la tinta invisible, el agua sin color y las nubes blancas, era un gran inventor.

III

El Sr. García encargó plumas a la fábrica de almohadas y recogió suspiros de los parques. Luego armó la máquina con cartón .

IV

Un pájaro es un montoncito de plumas llenas de suspiros. Los más pequeños sólo son un bostezo cubierto de papel.

V

El primer pájaro que produjo la máquina del Sr. García fue uno invisible: había usado pocas plumas. Escapó por la ventana, asustando a los gatos del tejado.

VI

Al segundo intento la máquina del Sr. garcía produjo un montón de pájaros multicolores, pero no sabían volar: había usado pocos suspiros.

VII

Al tercer intento, la máquina del Sr. García produjo pájaros verdes y rojos que trinaron por toda la casa, antes de salir a pintar el cielo gris de la ciudad.

VIII

El Sr. García ahora pasaba las tardes feliz, mirando a sus pájaros poblar el cielo de la ciudad. Sus cantos cubrían el sonido de coches y fábricas.

IX

Los pájaros de la máquina del Sr. García gustaban a todos: los niños brincaban intentando agarrarlos y los conductores chocaban por verlos volar.

X

El Sr. Alcalde le pidió al Sr. García hacer todo tipo de pájaros: unos que cantaran el himno nacional, poemas, anuncios de venta de helados y pan.

XI

La máquina se dañó por tanto trabajo: dejó de fabricar pájaros y produjo aviones comunes y corrientes que intentaban hacer nidos en cables eléctricos.

XII

El Sr. García intentó reparar la máquina de hacer pájaros. Le puso plumas nuevas y algunos suspiros, pero sólo produjo ceniza y se apagó.

XIII

La máquina ya no volvió a funcionar. Los pájaros se fueron a otras ciudades. Así que el Sr. García tuvo que inventar el huevo y ponerse a empollar.

XIV

Ahora nadie sabe que pájaro saldrá de un huevo. Pero no importa: a los niños sólo les interesa verlos volar y al Sr. García también.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua 

Septiembre 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

LOS MONSTRUOS BAJO LA CAMA


El viernes 13 de septiembre compartí en este blog "Mi amigo el dragón" un cuento escrito en forma de microserie tuit por tuit en mi cuenta de @7tojil que ganó una mención especial en el primer concurso centroamericano de literatura infantil de la Fundación nicaragüense Libros para niños. Ahora les dejo otra serie de micros de mi cuenta de twitter, que ya había posteado meses atrás (y que fue borrada para garantizar lo inédito para el concurso) que estaba en el paquete de cuentos que mandé al mismo concurso. 

ARQUEOLOGOS

Los monstruos bajo la cama son especialistas en arqueología de juguetes.

ARTE

Los monstruos bajo la cama les gusta al arte conceptual. Hacen instalaciones con calzoncillos olvidados y zapatos rotos.

COLECCIÓN

Los monstruos bajo la cama coleccionan ronquidos. Los ordenan por roncos, ronquísimos y graves para el concierto que hacen cada fin de año.

ALERGICO

Los monstruos bajo de la cama hacen muñecos de polvo en verano. Sólo hay uno que nació alérgico que no lo hace; ese se dedica a escribir.

LADRILLOS

Los monstruos bajo la cama, después de años de experimentación, han concluido que los ladrillos del piso no sirven para cultivar arroz.

ENEMIGOS

Los monstruos bajo la cama y los ratones son enemigos naturales. A esto se suma que los monstruos construyen sus ciudades con queso manchego.

OLIMPIADAS

Las olimpiadas de los monstruos bajo la cama fueron suspendidas: se está investigando el uso de imanes en el lanzamiento de moneda.

MIGRACIONES

Cuando son demasiados, algunos monstruos debajo la cama se trasladan bajo algún armario a la espera de un gato que los lleve a otra casa.

INVIERNO

En invierno los monstruos bajo la cama se guarecen dentro de zapatos. Eso si, primero los perfuman con menta y vainilla.

DOBLES

Dicen que cada monstruo bajo la cama tiene un monstruo gemelo sobre la refrigeradora, por eso nunca se encuentran.

INNOVADOR

A veces surge un monstruo revolucionario que propone a todos vivir sobre la cama. Le dan chocolate y pronto se olvida de esas ideas.

LA LUNA

Los monstruos bajo la cama son estudiosos de la noche: descubrieron que todas las camas giran alrededor de la Luna.

FOBIA


A veces nace un monstruo con fobia a la cama. Los demás lo acompañan al exterior, para que se convierta en monstruo debajo de la alfombra.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua

Imágen: http://voz-art.com

jueves, 5 de septiembre de 2013

REPLICAS


La mujer sostiene la mirada del pelotón. Altiva grita a todo pulmón que sólo estaban cumpliendo ordenes y que aman a la gran patria. El sargento da la señal y los disparos perforan su cuerpo y el de treinta mujeres y hombres, clones igual que ella, que le acompañan en el paredón. El pueblo, compuesto de clones, aplaude en silencio y se llevan a sus niños lejos de la plaza mayor, donde pronto los conserjes municipales, clones de menor categoría, limpiarán la sangre que ya tiene curtida la calle.

El único humano original, el dictador, mira desde el palco a su ejército de copias y al pueblo que es también copia de los que yacen en millares de prisiones y campos de concentración por todo el país. El grito de la mujer ha plantado una duda en su mente: ¿habrá ido muy lejos? ¿Su operación de sustitución de ministros, policías, maestros, opositores, activistas y gente común por replicas de laboratorio habrá sido excesiva? Al fin de cuentas –piensa- ella tenía razón: sólo estaba cumpliendo con su rol programado de protestar. Pero las dudas son difíciles de sostener a los ciento cincuenta años de edad y pide que lo retiren en su silla de ruedas, mientras se pregunta si ya irá siendo hora de clonar a todos los científicos y hacer que los originales abonen el cementerio de la capital.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua Septiembre 2013