jueves, 31 de octubre de 2013

PAULA Y LA LUNA




I

Cuando sale de noche, Paula siempre saluda hacia el cielo: nunca se sabe si alguien la está viendo desde la Luna.

II

Paula siempre ha querido ir a la luna. Más pequeña pedía a su papá subirla a sus hombros para llegar, y lo regañaba por no ser más alto.

III

Paula probó a mandar peluches a la luna, incluso trató con un gato. Se dio cuenta que la gravedad de la tierra era mas fuerte que su brazo.

IV

Paula dice que los astronautas son unos perezosos que se la pasan flotando y no lavan sus trajes. En el fondo los envidia por ir a la luna.

V

Paula mandó cartas a la NASA. Pero parece que ningún cohete tiene espacio para ella y su gato. Así que ha decidido construir su propia nave.

VI

La nave de Paula es una maravilla tecnológica. Hasta tiene un sistema de camuflaje que hace que sus padres crean que es una caja de cartón.

VII

Dicen que en la Luna no hay oxígeno. Por eso Paula guardó los globos de su último cumpleaños: los llevará inflados dentro de su nave.

VIII

Paula sabe que la Luna no es de queso. Pero ha preferido no llevar ningún ratón en su viaje, no vaya a ser y se equivocan los científicos.

IX

Paula pasó el último mes midiendo la distancia de su ventana a la Luna, sabe que está a exactos treinta y cinco dedos de distancia.

X

La mamá de Paula la regaña por saltar sobre la cama. Ella no entiende que así se entrena Paula para sus caminatas sobre la Luna.

XI

Paula guarda semillas de marañón en una cajita de su cuarto: prepara provisiones para su viaje a la Luna.

XII

Paula ha probado con burbujas de jabón y cometas, pero aún no consigue que su nave despegue. La Luna tendrá que seguir esperando su llegada.

XIII

Paula aún quiere volar a la Luna. Cada noche piensa que cuando sea grande sabrá como romper la ley de la gravedad.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2013


Imagen: Luna de Sabrina Dieghi

jueves, 24 de octubre de 2013

JOSE INOCENTE Y EL UNIVERSO



PRÁCTICO

José Inocente se encontró con un universo flotando dentro de su closet. Verificó que no estorbara su ropa y se fue a la oficina.

INVENTARIO

José Inocente decidió inventariar las estrellas y cuásares del universo dentro de su closet. Lleva diez años y aún no termina.

SINGULARIDAD

José Inocente a veces regresa tarde y descubre que uno de los hoyos negros del universo dentro de su closet, se ha tragado sus calzoncillos.

SECRETO

José Inocente prefiere no mostrar el universo dentro de su closet a ningún amigo. De todos modos no tiene ninguno.

DESLUMBRADO

José Inocente vio explotar varias súper novas en el universo dentro de su closet. Lo ha dejado de hacer: su oftalmólogo se lo ha prohibido.

CREADOR

Los domingos José Inocente se pone a lanzar hormiguitas al universo dentro de su closet. Fantasea con crear planetas habitados.

JUEGOS

El gato de José Inocente juega en secreto con el universo dentro del closet. A veces se traga galaxias enteras y termina con indigestión.

HEREJE

Un científico de la galaxia NGC 3793 del universo dentro del closet, postuló que todo lo existente está dentro de un mueble. Fue lapidado.

EXPLORADORES

La misión espacial de la galaxia NGC3793 del universo dentro del closet, concluyó trágicamente su viaje dentro de la nariz de José Inocente.

RENACER

Las cucarachas absorbidas por el universo dentro del closet, terminan en una dimensión en la que renacen como escritoras checoslovacas.

MULTIPLICIDAD

José Inocente, deprimido, se lanzó sobre el universo dentro del closet. En vez de morir, se crearon infinitos universos y Jose Inocentes.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2013

PD: una versión "adaptada" de esta microserie la ilustré y publiqué online bajo licencia Creative Commons con PARAFERNALIA ediciones digitales, link de descarga/lectura online: http://parafernaliaediciones.blogspot.com/2013/10/jose-inocente-y-el-universo.html

Imagen: internet


viernes, 11 de octubre de 2013

FER Y CIUDAD MORIR


Comparto otra de las historias que envié al primer concurso centroamericano de literatura infantil de la Fundación nicaragüense Libros para niños. Al igual que “Mi amigo el dragón”, “Los Monstruos bajo la cama”, “La máquina de hacer pájaros” y “Ana ya es gigante” estas historias nacieron en mi cuenta de Twitter @7tojil

I

Llovía cuando Fer escuchó que mamá se iba a morir. Él no conocía esa palabra, así que se imaginó que "morir" era el nombre de una ciudad.

II

Por la cara triste y preocupada de Papá, Fer supuso que "morir" era una ciudad de arañas y serpientes: un lugar peligroso.

III

¿Cómo es Ciudad Morir? le preguntó Fer a su abuela. Ella respondió que en Morir todos saben volar. Qué mal pensó el niño: mamá se marea fácil.

IV

Por eso papá estaba preocupado, pensó Fer: en "morir" todos vuelan y mamá se puede caer. Se puso entonces a dibujarle un paracaídas.

V

Llegó gente a visitar a Mamá. Fer pensó que llegaban a despedirse. Seguramente estaría mucho tiempo en Ciudad Morir. ¿Cuándo volverá?

VI

Fer entró a ver a Mamá. ¿Cuánto tiempo estarás en Ciudad Morir? le preguntó. "Ahí el tiempo no existe" respondió. El niño entendió que no volvería.

VII

Fer sabe ahora que a Ciudad Morir se llega en una caja que viaja bajo tierra. Así viajó mamá. Se fue dormida: es un largo viaje.

VIII


Ahora mamá vive en Ciudad Morir, ahí se vuela y no hay tiempo. Fer la extraña, pero sabe que está segura: tiene el paracaídas que él dibujó.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua 2013

Imagen: Internet

viernes, 4 de octubre de 2013

ANA YA ES GIGANTE


Comparto otra de las historias que envié al primer concurso centroamericano de literatura infantil de la Fundación nicaragüense Libros para niños. Al igual que “Mi amigo el dragón”, “Los Monstruos bajo la cama” y “La máquina de hacer pájaros” estas historias nacieron en mi cuenta de Twitter @7tojil

I

Ana se mide todos los días. Por lo visto pronto no cabrá dentro de casa. Toma sus peluches y se va. Así evita romper los techos y las paredes.

II

Pepe va con Ana en su escapada de casa. Ella lo ahuyenta: no quiere aplastarlo ahora que será una gigante. Él no se va: es un perro valiente

III

Ana busca un lugar grande para no romperlo al crecer. El gimnasio no está mal, pero no dejan entrar perros. Además no hay juguetes ahí.

IV

Ana se fija en el techo de la iglesia: podría crecer sin romperlo. Pero las campanas le dan dolor de muelas; habrá que seguir buscando.

V

Ana entiende ahora porque los árboles crecen en los campos: En una casa se sofocarían. “Ojalá fuera árbol” -piensa- “crecería hasta las nubes”.

VI

Ana encuentra un caracol. Esa es una buena casa se dice. Se imagina cargando una concha gigante. Así que se va caminando contenta hacia la playa.

VII

En la playa Ana no encuentra ninguna concha gigante para vivir. Así que empieza a construir un castillo de arena, pero el mar se lo lleva.

VIII

Ana encuentra una enorme cueva donde podrá crecer sin romper nada. Feliz encarga a Pepe que monte guardia, pero el perro se duerme.

IX

¿Qué comeré cuándo sea gigante? Se pregunta Ana en la cueva. “Podría comer búfalos y elefantes” –piensa- pero no sabe como cazarlos.

X

Ana tiene hambre. En la cueva no hay comida, sólo cangrejitos. Decide volver a casa, nada más por una merienda y luego irse.

XI

De regreso a casa con Pepe y sus peluches, Ana piensa que cuando sea gigante cinco pasos le bastarán para recorrer todo el pueblo.

XII

En casa la abuelita mira a Ana prepararse un emparedado -¿Dónde has estado?- pregunta. -No quiero romper la casa, por eso debo irme- le responde.

XIII

La abuelita abraza a la niña y le susurra al oído: -No te preocupes Ana. La casa crecerá junto contigo. Además, ya eres una gigante-

XIV

Ana se quedó en casa, creciendo. A veces se pregunta si será tan grande como para tocar las estrellas o al menos para acariciar la luna, tal vez...

Alberto Sánchez Argüello

Managua Nicaragua 2013