martes, 11 de marzo de 2014

YO TUVE

 
Yo tuve una montaña
preñada de agua
luz y bosque
madre de mi soledad
hija de mis fantasías.

Yo tuve un chaman
que llenaba mi piel de escalofríos
que guiaba mi camino sin guiar.

Yo esperaba el fin del mundo
anticipando la caída de todos los muros
sombras de muerte sobre la ciudad.

Yo esperaba todos los cambios juntos
cambiar todo para no cambiar nada
destruir el mundo y extinguirnos en paz
nunca pasó
o tal vez pasará.

Me quedé sin montaña
me quedé sin chamán
me quedé sin final.

Alberto Sánchez Argüello
Juigalpa Marzo 2014