viernes, 31 de octubre de 2014

MUERTOS



DOS DE NOVIEMBRE

Esta noche jugamos a cambiarnos de tumba.

ÓBOLO

La niña me agradeció por las monedas. Se las puso encima de sus ojos y volvió a meterse a la tumba sin lápida.

DESCANSAR

Mi madre siempre se queda sentada en la oscuridad. Le digo que se vaya a descansar, ella responde que su tumba es muy fría.

INFIDELIDAD

Llevó flores a su tumba un San Valentín. Encontró la lápida abierta y el ataúd vacío. Ahí supo que incluso después de muerto le era infiel.

SEDIENTOS

Los fantasmas de los migrantes -muertos en el desierto- recorren el país del norte en libertad, pero nunca dejan de tener sed.

TIERRA CORRUPTA

Cuando la corrupción penetró la tierra, los héroes y heroínas salieron de sus tumbas y buscaron otros países donde descansar en paz.

SEPULTAR

Cayeron bombas y enterraron a los muertos. Cayeron más bombas y mataron a los enterradores. Los muertos tuvieron que salir para enterrarlos.

TODOS

El pueblo cansado se acercó al dictador para preguntarle cuantos muertos necesitaba para bajarse del poder. "Todos" fue su respuesta.

PROGRAMA

En el momento cumbre de la crisis económica, el único programa social que el gobierno logró sostener fue el de "tumbas para el pueblo"

HUESOS

Los burócratas coleccionan, con orden y pulcritud, los huesos de los que han muerto haciendo fila en sus oficinas.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014
Imagen: internet

EL ESPANTAPÁJAROS



Recuerdo el camión lleno de rostros preocupados  y el intenso olor a calor humano que se metía en la nariz y llegaba al cerebro, dejándonos mareados, apenas con equilibrio para resistir el vaivén incesante del viaje por el desierto

Unas cuantas rendijas de luz entraban por las grietas de madera del tráiler. Muchos querían gritar que nos dieran agua pero el miedo era más fuerte que la sed. Luego un frenazo fuerte nos botó y unas ráfagas de balazos rompieron la tarde.

Escuchamos un griterío y nosotros guardamos silencio, sintiendo como se mezclaba el palpitar de nuestros corazones. Cuando quitaron el candado yo miraba turbio y desde muy lejos me llegó el llanto de los niños y las suplicas de las mujeres.

Se me vienen imágenes de camillas, hombres operando, la sensación de que me dejaban vacío y una mesa llena de órganos. Después estar otra vez en un camión, con mi cuerpo desinflado.

Me despertaron los cuervos que graznaban espantados al verme. Yo los ví volar en el cielo limpio que cubría el maizal en el que me encontraba. Traté de moverme pero estaba atado a una estaca.


Al inicio me desesperé, pero después de varios meses me resigné: estar relleno de paja cuidando estos cultivos es mejor que morir olvidado en la frontera.
Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

martes, 28 de octubre de 2014

LAS DESVENTAJAS DEL SISTEMA




Inspirado por un micro de José Manuel Ortiz Soto

Muy de mañana el hombre se presentó a su trabajo. El guarda de seguridad pasó su identificación por el escáner pero dio error, lo intentó cuatro veces más y dio el mismo resultado. A pesar de que les indicó que llevaba veinticinco años trabajando en el ministerio, igual lo llevaron a una sala de espera.

Unas cuantas horas después un funcionario de recursos humanos le notificó que después de varias consultas oficiales el sistema había devuelto un negativo sobre su existencia.

El hombre salió del edificio totalmente perplejo. Detuvo un taxi, pero antes de que lograra abordarlo dos hombres le impidieron el paso. Uno de ellos le pidió sus documentos de identidad y procedió a cortarlos con una tijera. El otro le dijo que ya habían llamado a su esposa para notificarle que él nunca había existido.

Acto seguido le quitaron la ropa y se fueron en un vehículo oficial.

El hombre se fue caminando desnudo por las avenidas, sin llamar la atención de la gente que sabía perfectamente que él no existía.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

domingo, 26 de octubre de 2014

EMESIS



La farmacia estaba llena cuando entré. Algún tipo de promoción había convocado a todos los vejestorios del barrio. Una fila de ancianas pelo teñido y calvos barbados con sus sonrisas destentadas me miraban curiosos mientras yo trataba de evitar que las náuseas me botaran.

-Usted tiene que vomitar, sacarlo todo- me dijo un setentón medio bizco. Yo lo quedé viendo con odio y sentí que estaba a punto de cubrirlo con mi bilis. Empecé a respirar más despacio. Nada más repugnante que vomitar, desde niña lo había evitado.

-Él tiene razón, se nota que anda un montón de mierda jodiéndola por dentro. Vaya, saque todo en el baño del fondo- agregó una vieja pelo rojizo que se abanicaba con la revista cinematográfica. Yo empecé a ver doble. No tenía ninguna esperanza de conseguir un anti emético.

Mi cuerpo se dirigió hacia el fondo de la farmacia, traté de evitarlo sujetándome de las paredes, pero mis piernas siguieron su camino. De repente todo se puso rojo, cerré los ojos y dejé salir todo en el inodoro. Cuando los abrí la tasa estaba llena de mis padres, mis hermanas, mi novio, mis ex, mis vecinas chismosas, mis profesores de la universidad, mi jefe, varios sujetos que me dicen cosas morbosas en el trayecto al trabajo y la mayoría de mis amigos.

Todos estaban muy serios y me hacían gestos para que los sacara, pero yo sólo me limpie la boca y dejé ir de la cadena con una sonrisa.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet

DIÁLOGOS



EL HISTORIADOR

-Usted escribe sobre vencedores o vencidos?
-Sobre vencedores. Los antropólogos forenses escriben sobre los otros.

EL ANTIDISTURBIOS

-Y esa macana para qué le sirve?
-Para matar la memoria

EL INMIGRANTE

-Y usted, ¿por qué se va al norte?
-Para morir mejor.

Sr. MINISTRO

-Queremos la verdad!
-¿Cuál? la del pueblo, del presidente, de la oposición, la mía? aquí vivimos en democracia de verdades.

El GENOCIDA

-Usted terminará dejando sin gente este país.
-No se preocupe, este pueblo  es católico y fecundo.

TORTURA SELF SERVICE

-Se va usted?
-Le dejo las tenazas y el martillo. Proceda usted mismo y llámeme cuando esté listo para confesar.

CARONTE

-Usted ya no trabaja de barquero?
-No. Con tanto genocidio y fosa común se secó el leteo y las almas cruzan en masa.

IGUALA

-Busca el aula de su hijo?
-No, su fosa.

DIOS

-¿Usted creo el universo?
-Para nada, yo sólo hice un préstamo cuántico con intereses infinitos.

LA VERSIÓN DEL LEÑADOR

-¿Admite que lo mató?
-Sí. Pero la idea de negociar con pieles de lobo fue de la abuela.


Alberto Sánchez Argüello @7tojil
Managua Octubre 2014


Imagen: Alex Gross

jueves, 23 de octubre de 2014

EL CUERPO


En el séptimo día de nuestro viaje al centro de la tierra, un cuerpo enorme nos bloqueó la pasada. El excavador tuvo que picar granito durante dos semanas alrededor de él hasta que logramos franquearlo.

Una revisión exhaustiva de los restos del gigante condujo al hallazgo de una carta escrita en braille. En ella dejaba constancia de heredar los derechos de regalía por la biblia a sus hijos y las fábricas de crucifijos a la virgen. En una postdata denunciaba a Nietzche como su asesino.

Decidimos como grupo no hablar del asunto y borramos el incidente de la bitácora. Era mejor así: las iglesias que apoyan nuestra expedición pueden quitarnos los fondos sí anunciamos que encontramos el cadáver de Dios.  

Alberto Sánchez Argüello

Managua  Octubre 2014

Imagen: Alex Gross


martes, 21 de octubre de 2014

EL SILENCIO DE LOS CUERPOS





Para los normalistas de Iguala

Cuando me desperté estaba oscuro y sentía un dolor fuerte que me recorría la cabeza. Miré alrededor y me topé con un ojo desnudo que me miraba trémulo bajo la luz de la luna. Tardé un tiempo en darme cuenta que mis restos yacían entre los cuerpos desmembrados de los compañeros de la marcha. 

Le hice un gesto a los amigos que logré reconocer entre el mar de miembros, pero voltearon la mirada. Con dificultad me moví entre ellos y tomé lo que fui encontrando hasta hacerme un cuerpo de retazos.

Después de muchos intentos de superar la torpeza de mis nuevos pies, pude levantarme y traté de convencer al resto de muchachos que me acompañaran. Les dije que buscáramos la manera de llegar hasta nuestros hogares, pero sólo escuché algún llanto bajito y nada más.

Así que me fui renqueando de vuelta a casa, para abrazar a mi madre y decirle que todo está bien, que no volveré a protestar, que lo mejor es callar.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet


ALGUIEN CIVILIZADO



La cafetería estaba repleta de personas sin fineza ni cultura, todas hablando de sus trabajos insípidos y estúpidas anécdotas cotidianas. Harto de su ruido pensé que era mejor seguir paseando la mascota de mi hija, así que puse el diario en la mesa y pedí la cuenta.

Casualmente me había encontrado en el periódico con un anuncio del lugar donde la compramos. Es indignante que las ofrezcan como dinosaurios de bolsillo. Un año después de que nos vendieron el huevo, no existe un bolsillo en el que esa bestia pueda alcanzar.

En la calle, el guarda me vio venir y zafó la correa de un poste para entregarme el animal. No pude dejar de notar que al sujeto le faltaba el brazo izquierdo, así que le pregunté que había pasado. Me dijo con tranquilidad que mi mascota se lo había arrancado, pero que todo estaba bien, que siempre había usado más el derecho.

Claro que le dejé una buena propina, era lo mínimo que podía hacer después que tuvo la amabilidad de limpiar su sangre de la piel del tiranosaurio.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

domingo, 19 de octubre de 2014

CUANDO SE CAEN LOS MUROS QUE NOS SEPARAN



Yo estaba leyendo el diario cuando escuchamos un fuerte estruendo. Salimos al patio y vimos que todos los vecinos también estaban alarmados. No tardamos en descubrir que uno de los muros del residencial había cedido después de varias semanas de intensas lluvias.

Al acercarnos al derrumbe nos dimos cuenta que unas casitas humildes habían sido aplastadas. Alguien llamó a emergencias y tratamos entre varios de mover los grandes trozos de cemento.

"Temblor" gritó alguien y los vecinos salieron corriendo en todas direcciones. Sólo yo me quedé para ver salir a varias familias desde debajo de los escombros. Sus cuerpos cubiertos de lodo, caminando con dificultad por sus piernas rotas y espaldas resquebrajadas.

Recogieron despacio sus pocas pertenencias y recuperaron los restos de plástico negro y zinc que pudieron para irse a reconstruir sus hogares en otro lugar

Yo traté de ofrecerles nuestra casa al menos por esa noche, pero  mi mujer me dijo que ya estaban muertos y que no podíamos hacer nada por ellos.

Ahora tienen sus casitas cerca de otro de nuestros muros. Cuando hay viento se cuela un hedor a descomposición por las ventanas, pero nosotros usamos más ambientador y  no pasa nada.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: Foto El Nuevo Diario

sábado, 18 de octubre de 2014

LOS RIESGOS DE LLEVAR LO PRIVADO A LO PÚBLICO


Después de varios años de malestares digestivos decidí hacerme un chequeo médico completo. Mi esposa insistió en que fuéramos a una clínica privada, pero yo no estaba dispuesto a darle mis ahorros a esos chupasangre. Así que hice todas las filas necesarias y aguanté la mala atención de las enfermeras del seguro social, hasta obtener una cita.

Me tocó un internista joven que sin mayores preámbulos me dijo que mi caso era muy extraño, digno de un estudio médico. A manera de explicación me mostró las imágenes tomadas en los exámenes. En ellas se podía apreciar claramente una comunidad de hombrecitos y mujercitas labrando grandes campos de cereal en mi intestino delgado.

Yo me sorprendí mucho y mi mujer me regañó por toda la cochinada que como en el mercado durante la compra de fin de semana. El internista entusiasmado aseguró que había mapeado toda una ciudad que iba desde mi esófago hasta el duodeno. Luego trató de contarme sobre las maravillas de sus medios de transporte pero yo lo interrumpí, lo que me interesaba era saber cómo deshacerme de ellos. Él hizo todo lo posible por hacerme cambiar de parecer apelando a mi deber con la ciencia, la piedad cristiana y cosas así, pero al final logré sacarle una receta con fuertes antibióticos acompañados de laxantes y un subsidio.

Les ahorraré la descripción de mis terribles idas y venidas al baño, sólo diré que fueron días bastante duros. Lo cierto es que nuevos exámenes confirmaron que mi cuerpo estaba deshabitado.

Un par de meses después recibí la visita de un funcionario del ministerio de justicia. Desde el umbral de la puerta me pasó un citatorio para una audiencia. Cuando abrí el sobre me encontré con una acusación de genocidio premeditado en mi contra. Mi mujer aprovechó aquello para sacarme en cara que esto no habría pasado si hubiésemos ido con un privado…


Tiene razón.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: estudio anatómico Leonardo da Vinci

viernes, 17 de octubre de 2014

LOS INCONVENIENTES DEL CAMBIO CLIMÁTICO



El barman me preparó un whisky apenas me senté en la barra. Yo le agradecí el buen servicio y pensé que el bar merecía otra oportunidad. Antes de ocuparme del trago apagué los celulares y dejé en el piso el maletín, a ver si lograba tener una hora sin preocupaciones.

Tomé el vaso y lo noté más pesado de lo normal. Al fijarme en su contenido me encontré con un oso blanco aferrado a uno de los cubos de hielo. El animal me quedó viendo y rugió lo más fuerte que pudo, mostrándome sus dientes afilados. Yo me quedé un tiempo mirándolo, decidiendo entre pedir un cambio de trago e irme sin pagar.  

Uno va a los bares a sacudirse el mundo exterior. Ya les había dejado pasar que me dieran tragos con pingüinos y hasta alguno lleno de inuit que intentaban construirse un igloo, pero esto de osos fue el colmo. 


Me fui sin despedirme.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

OTROS MUNDOS IMPOSIBLES



EL DESCUBRIMIENTO DE EUROPA

Los bárbaros iberos vieron llegar los barcos aztecas con asombro y maravilla.

ESTRATEGIA FALLIDA

Devorado el último cristiano en el coliseo, el oráculo le dijo al emperador que había salvado al mundo de papas y curas católicos.

SONÁMBULO

La última vez que Dios caminó dormido causó la extinción de los dinosaurios.

DESPUES DEL CATACLISMO ATÓMICO

Los domingos las cucarachas se reúnen para alabar y dar gracias a la ojiva nuclear.

EL OTRO LLAMADO

La bestia apocalíptica que salió del mar no fue Chulhu, sino un continente de plástico que cobró vida.

METEMPSICOSIS

El fin del mundo fue tan rápido que humanos, plantas y animales siguieron simulando que existían.

FEMICIDIO ORIGINAL

El Génesis omite las seis antecesoras de Eva que no cumplieron con las expectativas de Adán.

LA REPÚBLICA DE LOS PECES

Se cumplió el sueño de Morazán cuando un terremoto llevó a Centroamérica al fondo del mar: todas sus naciones formaron un sólo país.

RESTOS DE LAS DICTADURAS

Llovió durante tanto tiempo, que los cuerpos de los desaparecidos salieron de la tierra para regresar a sus casas.


Alberto Sánchez Argüello
Managua octubre 2014
Textos originalmente publicados en @7tojil


Imagen Mammon de Alex Gross

jueves, 16 de octubre de 2014

ELLOS HEREDARAN LA TIERRA



El joven K entró despacio al gran salón de los heterometábolos. Adentro fue recibido en silencio por el consejo de ciudadanos subterráneos y un ujier le indicó su lugar con un breve chasquido.

El sumo sacerdote se ubicó en el centro del salón. Alzó sus patas delanteras e inició la ceremonia de la mayoría de edad, recitando los linajes de invertebrados a lo largo de cuatrocientos millones de años de evolución.

Mientras el oficiante continuaba el recorrido a través del carbonífero, el cretácico y el extinto antropoceno, K estaba tan nervioso que tenía que contraer su musculatura para forzar la entrada del aire a través de sus espiráculos.

Al terminar el recital de linajes K estaba más tranquilo. Llenó sus tráqueas de oxígeno y pasó al centro, reconocido por sus mayores como un ciudadano con plenos derechos. Ahí tomó entre sus extremidades superiores el libro sagrado y empezó la lectura…

Bendito sea el polímero de petróleo
Bendita sea la Dioxina
Bendito sea el nombre del ébola
Bendita sea la ojiva nuclear…
        
Y así continúo durante horas la letanía de bendiciones por la sobrevivencia de los blatodeos y la extinción de los humanos.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet

martes, 14 de octubre de 2014

LOS PELIGROS DE USAR ACONDICIONADOR



Roberto Espinoza y yo trabajamos juntos en una agencia de publicidad. El tipo era un genio para el desarrollo de marcas e imágenes corporativas... antes de su cambio.

Una mañana se sentó en su cubículo durante horas sin hacer nada. Le pregunté si estaba bien, pero sólo me respondió incoherencias sobre estar indignado con la manera en que acosaban a las mujeres en la calle, o de lo arrepentido que estaba de haber proyectado su imaginario patriarcal sobre el cuerpo de todas sus parejas. En fin, puras locuras.

Ese día presenté la campaña de un desodorante masculino. Cuando pedí comentarios Roberto nos dijo que éramos una tropa de machistas que sólo servía para perpetuar la imagen de la mujer como un objeto sexual y se fue.

Meses después nos enteramos que su familia lo había mandado a una clínica en Berlín. Ahí descubrieron que sufría de una variable del síndrome de masculinidad feminista espontáneo. El estudio médico determinó que todo comenzó después de una semana de usar un nuevo tipo de acondicionador.

Lo sometieron a un tratamiento agresivo de pornografía heterosexual y altas dosis de testosterona inyectada. Lograban que Roberto chifleteara a las enfermeras, pero después lo encontraban leyendo a escondidas a Simone de Beauvoir y tenían que reiniciar el procedimiento.

Después de cinco años la familia decidió suspender el tratamiento y asistir junto a él a consejería familiar y varios talk show televisados.

Roberto intentó ser parte de varias colectivas feministas, pero no lo dejaron entrar -desconfiaban de la duración del efecto del acondicionador- Ahora marcha sólo por las calles cada ocho de marzo y trata de aleccionar a los hombres en los bares de la ciudad.

Un caso muy triste, de verdad que sí.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

lunes, 13 de octubre de 2014

BITÁCORA DEL CAPITAN


Muy de mañana preparé el desayuno con coco y ensalada de mango con banano de las islas cercanas. Limpié la parte de la cubierta que aún sobresale y me puse la escafandra para revisar las partes bajas del barco. Registré cinco centímetros más de hundimiento, pero el casco sigue intacto.

Después me aseguré que Agatha comiese toda su comida y le pasé un plato a la vieja tortuga galápagos. Cuando Agatha terminó de comer le ayudé a colocarse la escafandra más pequeña, revise nuestros niveles de oxígeno y me fui con ella a explorar el arrecife, en busca de peces y estrellas de mar.

Cuando regresamos la tortuga seguía dormida y el sol estaba justo sobre nuestras cabezas. Preparé pescado y lo serví con algunas algas verdes.  Agatha no quería comer, así que le recordé que yo era su hermano mayor y el capitán de este barco hundido. Ella -a regañadientes- me hizo caso y se lo comió todo.

Al final del día nos fuimos a dormir al único camarote seco. Con la luna asomando en el horizonte se escuchó el bramido sordo del calamar gigante y luego el resoplar del cachalote. No pasó mucho tiempo para que ambos hicieran crujir el barco con su lucha terrible. Abracé a mi hermana y le susurré que todo estaría bien.

Con Agatha dormida y todo en silencio, salí hacia la cubierta inclinada. Me quedé ahí un largo rato, adormilado por el titilar de las estrellas y los ronquidos de la tortuga.

De repente el cachalote apareció frente a mí, mirándome con uno de sus enormes ojos. Me dijo que se iba a divorciar del calamar y volvió a las profundidades sin más. Yo me quedé ahí sin entender nada: no conozco el lenguaje de los monstruos marinos.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014


Imagen: internet

sábado, 11 de octubre de 2014

LA SIEGA



Frida cerró los ojos y contó hasta diez, despacio, dejando que los números se dibujaran en su mente en grandes caracteres blancos sobre un fondo negro. Luego miró cada uno de los rostros de las otras niñas que estaban esperando junto con ella. Todas lucían nerviosas, algunas dejaban escapar pequeñas lágrimas, pero ninguna hablaba, ni siquiera un leve susurro, nada.

Meses atrás Frida trató de convencer a su madre de que se la llevara lejos, que la escondiese en alguna cueva o en medio de las dunas de un desierto. Su mamá la abrazó y le explicó una vez más que todas las niñas debían pasar por la siega al llegar a los doce años de edad.

Frida no entendía porque las mujeres no estaban hechas para los cielos, no se sentía menos fuerte ni más vulnerable que los niños. Pero todas sus preguntas siempre eran descartadas por sus padres o castigadas con puntos menos en la escuela.

Cuando le tocó su turno las otras niñas le sonrieron nerviosas. Adentro el segador le indicó que se acostase boca abajo en una camilla de metal. Dos asistentes le sujetaron brazos y piernas con bandas de cuero mientras le inyectaban un líquido azul en los hombros.

Frida miró hacia el cielo por la ventana, ahí donde los hombres vuelan con sus enormes alas extendidas al sol, mientras a ella le cortaban las suyas con una sierra  esterilizada.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

sábado, 4 de octubre de 2014

GABRIEL



Yo no conocí personalmente a Pablo Ramírez, pero a veces me lo encontraba en la cafetería de la esquina, dónde acostumbraba a firmar la mano de alguno que otro fanático. Era un hombre delgado, con el aspecto de estar en sus treintas, de buen vestir y ciertos modismos que lo delataban como un tipo de clase media de gustos caros.

Él fue el que puso de moda los insorcismos ¿sabe? Antes sólo era un juego de adolescentes en algunos barrios de Rio de Janeiro. Pablo lo volvió mainstream, con su blog de adoradores de Belial. Todos se volvieron locos con la idea de dejarse poseer por demonios y en menos de un año el fenómeno se volvió global.

En un momento dado existían unas seiscientas capillas demoníacas distribuidas en cuatro continentes. La demanda de oficiantes insorcistas era tan alta que alcanzaban a ganar un mínimo de dos mil dólares por ritual. Luego vinieron las orgías públicas, las masacres y las auto inmolaciones. Pero nadie fue sentenciado porque los jueces –también poseídos- sancionaron leyes que absolvían de culpa a cualquier poseso certificado. La justicia humana no podía aplicarse a seres infernales, era muy lógico.

Pablo estaba en el centro de todo aquello. Se decía que satán mismo lo poseía, no encontraban otra explicación para el nivel de sadismo perverso y brutal de sus actos. En una cena de navidad había sodomizado, torturado y desmembrado a toda su familia, junto a varios vecinos que estaban de visita. Luego, siguiendo el ciclo de la luna, se convirtió en el terror nocturno de la ciudad con sus sangrientos ataques  a jóvenes parejas y ancianos solitarios.

La farsa terminó cuando varios –supuestos- poseídos expresaron en estado de trance que Pablo Ramírez nunca había sido poseído, que no era más que un simple asesino.

A partir de eso todo se vino abajo. Pablo confesó y los jueces perdieron toda credibilidad. Pronto las leyes que eximían de responsabilidad a los posesos fueron derogadas y las capillas fueron cerrando por falta de clientes.

Pablo pudo engañarlos a todos, menos a mí. Su obra no fue la de un demonio, pero tampoco fue la de un humano. Fue Gabriel y su maldita manía de poner orden en este mundo. Pero volveremos, siempre lo hacemos.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: Thomas Burke's 1783 engraving of The Nightmare