sábado, 17 de octubre de 2015

BITÁCORA DEL LADO OSCURO DE LA LUNA


Una microserie escrita para el inicio del nuevo ciclo de temporadas de @MicroSeries con temáticas musicales, dinámica semanal en la que se escriben tuits con un hahsgtag y un tema propuesto. En este caso el tema fue el lado oscuro de la luna con #MiSe1


DÍA 1

En el lado oscuro de la luna perdimos nuestras sombras. 

DÍA 2

En el lado oscuro de la luna olvidamos el rostro de la tierra.

DÍA 3

En el lado oscuro de la luna encontramos un galeón francés. Ahora sabemos que Münchhausen estuvo aquí.

DÍA 4

En el lado oscuro de la luna escuchamos aullidos distantes. Siempre creí que la descendencia de Laika era un mito.

DÍA 5

En el lado oscuro de la luna encontramos un niño que nos pidió que le dibujáramos un cordero. Lo mandamos a la tierra.

DÍA 6

En el lado oscuro de la luna, una serpiente nos dio la bienvenida a un jardín del Edén fosilizado.

DÍA 7

En el lado oscuro de la luna encontramos la segunda arca de Noé, esa que iba cargada de glifos, quimeras y unicornios.

DÍA 8

En el lado oscuro de la luna hallamos un rebaño de vacas abducidas. No sabían como llegaron ahí, pero ninguna quería volver.

DÍA 9

En el lado oscuro de la luna encontramos una biblioteca infinita con todas las verdades del universo. Procedimos a quemarla.

DÍA 10 

En el lado oscuro de la luna reposamos nuestros cuerpos metálicos, e hicimos silencio por la memoria de nuestros creadores.


Publicadas originalmente en la cuenta de tuiter @7tojil
Alberto Sánchez Argüello Managua Octubre 2015

Imagen: tomada de internet

martes, 6 de octubre de 2015

DETENER EL TIEMPO



Nuestras órdenes son sencillas: servir a nuestro general en su retiro con todos los honores. Tantos años de servicio intachable hacia nuestra patria demandan que así sea.

Por eso al quedar su memoria congelada en aquel glorioso 14 de noviembre de 1916, cuando se alzó sobre la pira de cadáveres de ambos bandos, cubierta de sangre sus botas, clamando victoria ante los gritos estentóreos de hombres mutilados; nosotros no dudamos en reconstruir todos los días aquella escena: con los sesenta y seis mil trescientos cincuenta y cuatro cañonazos, las réplicas perfectas de las dos torres enemigas –que luego reconstruimos por las noches- el humo sofocante de doscientas barricadas ardiendo y por supuesto los mismos ochocientos heridos y mil novecientos muertos.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Diciembre 2014