jueves, 18 de febrero de 2010

Red


Dormida, en el vaivén de tus olas, recién nacida a tu luz, ligera como la más humilde de las partículas, apenas un grano de arena en tu inmensa oscuridad, caliéntame ahí, volviendo al vientre de donde provengo, sujetándome de los pies, envuelta en mi respiración…

Y respiro, trayéndote dentro de mi, hermano y hermana de los mil seres y las mil cosas, haciendo sin hacer, moviéndome sin mover, dejando una huella casi invisible en las costas de las estrellas, iniciando la danza de la red, arrastrándome, volando, caminando y de nuevo a iniciar el ciclo, eterno movimiento de morir y nacer, sabiendo que la soledad ha muerto, que tierra, agua, sol y lluvia me riegan siendo planta, siendo yo, siendo tu.

La Luna me sonríe en su viaje de nueva a llena, fijada en el cielo entre guardianes nubosos, apenas esbozada en la oscuridad, trazando la ruta de las venas del cielo, nuestro origen y destino, en conexión directa de la historia antes de la historia.

Atravesada por el viento, respirando al mismo ritmo con los mil seres y las mil cosas, co creando la armonía de esta existencia, un segundo en medio del océano de tu luz, respirando mientras agradezco el ser, en infinitas conexiones, en imperfecta evolucion.

7TOJ
8 Kat
18 Feb 2010 (11:22pm)