domingo, 18 de mayo de 2014

EL ORIGINAL


Normalmente ya no concedo entrevistas. Demasiado escándalo en mi vida, pero usted sabe que con los años uno depende cada vez más de la caridad y pues, su revista ofreció una buena paga por unos cuantos minutos. 

Seguro que lo primero que quiere tocar es la bendita controversia del plagio, yo sé que aún hay gente que cree que “Building futures” fueron los creadores de la tecnología para clonar, pero fui yo. Ellos piratearon un modelo obsoleto que diseñé cuando comencé a experimentar en sus laboratorios.  Después de eso yo me dediqué por entero a esto, tanto así que me divorcié y me fui al norte, buscando inversionistas. Yo sabía que mi idea iba a revolucionar el mundo, y así fue.

Después de algunos años de papeleo legal, logramos obtener los permisos médicos y la aprobación del comité legislativo de bioética. Fuera de algunas protestas de las iglesias evangelistas, todo fue demasiado fácil. En apenas cinco años teníamos montada una fábrica y una red de distribución nacional.

Todos querían uno: familias que soñaban con tener gemelos corriendo por sus terrazas, hombres solitarios que por fin tuvieron con quien hablar, mujeres que jamás habían logrado tener una mejor amiga. No se imagina el empuje que le dimos a la economía; miles de negocios pequeños creciendo exponencialmente  con trabajadores clonados de sus dueños.

Esa fue finalmente nuestra perdición. Al poco tiempo las calles se inundaron con las marchas convocadas por los sindicatos del país, a ellos se les juntaron los migrantes ilegales y fue tanta la presión que se prohibieron los clones laborales. A partir de ahí todo fue cuesta abajo.

Ahora sólo quedan estos que ve aquí, todos los demás fueron eliminados discretamente. Claro que yo sé que soy el original por esta marca que usted ve en mi muñeca ¿la mira? Acá justamente al lado de mí… Mire usted, que barbaridad. Mis disculpas, el doctor está sentado allá, pasa que a él también se le olvida.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Mayo 2014

Imagen: surreal graffiti by dead-pixie