miércoles, 19 de diciembre de 2012

DOCE HORAS ANTES DEL FIN DEL MUNDO





DOCE HORAS

Llamé a mi jefe y le dije que me había acostado con su esposa, su hija y su pekines.

ONCE HORAS

Me fui de farra con unos extraterrestres que llevaban meses queriendo abducirme.

DIEZ HORAS

Salté desde el OVNI en que volaba y me fui pateando perros por las avenidas

NUEVE HORAS

Cargué mi escopeta y me fui a matar a mis vecinos fundamentalistas religiosos.

OCHO HORAS

Armé una orgía con los vagos en un callejón de la ciudad: me bañé en licor y me lancé entre ellos

SIETE HORAS

Liberé a todas las bestias del zoológico y corrí desnudo junto con ellas

SEIS HORAS

Invité a una ronda infinita en el bar y me coroné rey del apocalipsis alcohólico

CINCO HORAS

Revisé por un momento mi vida y luego seguí disparando a los transeúntes del centro comercial

CUATRO HORAS

Descubrí que soy adoptado; ahora sé porque los alienígenas me querían llevar

TRES HORAS

Usé el dinero que me quedaba para hacer figuras de origami y las lancé desde el quinto piso de la oficina de correos.

DOS HORAS

Tuitié todo lo que había hecho en las últimas diez horas

UNA HORA

Me dijeron que habían llamado avisando que el fin del mundo se reprogramó para el año 8500

Imagen: "The Four Horsemen of the Apocalypse" (after Dürer) Linocut Print by Carlos Barberena. 2011

Alberto Sánchez Argüello. Publicados originalmente en @7tojil