jueves, 16 de mayo de 2013

VICTORIA




Victoria se está mirando los dedos de los pies. Siempre ha pensado que el dedo gordo izquierdo es más grueso que el derecho; no le gusta la forma que tienen, le parecen demasiado anchos, como si fueran espátulas de pizza. Endereza la mirada y recorre la sala de espera del hospital; Se topa con los ojos desnudos y ojerosos de su madre. Victoria  detesta que ella no tenga la decencia de usar maquillaje, tan siquiera un poco de base. Una enfermera regordeta les invita a pasar con el doctor; mientras lo hace, dirige una mirada de desaprobación a Victoria; ella se da cuenta pero no le hace caso: jamás ha considerado válido el juicio de gente que esté más allá de la talla 7. El médico, un internista graduado en la capital, les hace un ademán para que se sienten mientras revisa unos papeles. Se acomoda un poco la corbata antes de hablar "Lamento informarle que los resultados han dado positivo; si la hubiese traído hace un mes podríamos haber hecho algo, ahora sólo podemos recomendarle consejería familiar. Si de algo le consuela, sepa que esto es algo muy común: en las zonas urbanas, una de cada diez adolescentes se vuelve fantasma"  La madre se levanta impávida, agradece al especialista y se marcha. Victoria se va detrás, flotando ingrávida por los pasillos.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua 2013

Imagen: internet