viernes, 11 de octubre de 2013

FER Y CIUDAD MORIR


Comparto otra de las historias que envié al primer concurso centroamericano de literatura infantil de la Fundación nicaragüense Libros para niños. Al igual que “Mi amigo el dragón”, “Los Monstruos bajo la cama”, “La máquina de hacer pájaros” y “Ana ya es gigante” estas historias nacieron en mi cuenta de Twitter @7tojil

I

Llovía cuando Fer escuchó que mamá se iba a morir. Él no conocía esa palabra, así que se imaginó que "morir" era el nombre de una ciudad.

II

Por la cara triste y preocupada de Papá, Fer supuso que "morir" era una ciudad de arañas y serpientes: un lugar peligroso.

III

¿Cómo es Ciudad Morir? le preguntó Fer a su abuela. Ella respondió que en Morir todos saben volar. Qué mal pensó el niño: mamá se marea fácil.

IV

Por eso papá estaba preocupado, pensó Fer: en "morir" todos vuelan y mamá se puede caer. Se puso entonces a dibujarle un paracaídas.

V

Llegó gente a visitar a Mamá. Fer pensó que llegaban a despedirse. Seguramente estaría mucho tiempo en Ciudad Morir. ¿Cuándo volverá?

VI

Fer entró a ver a Mamá. ¿Cuánto tiempo estarás en Ciudad Morir? le preguntó. "Ahí el tiempo no existe" respondió. El niño entendió que no volvería.

VII

Fer sabe ahora que a Ciudad Morir se llega en una caja que viaja bajo tierra. Así viajó mamá. Se fue dormida: es un largo viaje.

VIII


Ahora mamá vive en Ciudad Morir, ahí se vuela y no hay tiempo. Fer la extraña, pero sabe que está segura: tiene el paracaídas que él dibujó.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Nicaragua 2013

Imagen: Internet