lunes, 16 de octubre de 2017

DESDE RELATOS HASTA TEDxMANAGUA



"Somos lo que recordamos"
@relatartenic

A mediados de enero de este año, Luis Caldera me habló de "Relatos", un espacio para compartir ideas valiosas en un ambiente relajado, como parte de sus iniciativas desde "La Vagancia". La primera edición estaba prevista para el mes de febrero y me propuso participar. En aquel momento no tenía idea de que podría hablar.

Un año atrás, yo había creado el blog de Relatarte, con sus respectivas cuentas de twitter y facebook. Relatarte es un proyecto que nunca arrancó. Era una idea para desarrollar charlas y talleres sobre terapia narrativa aplicada a grupos y organizaciones.

La terapia narrativa propone que todos y todas nos contamos a nosotros mismos una historia, la narrativa del yo. Seleccionamos una parte de los recuerdos y eventos de nuestras vidas hasta hacerlas encajar en el perfil de un personaje que tiene nuestro nombre. El pensamiento narrativo consiste en contarse historias de uno a uno mismo y a los otros, al narrar estas historias vamos construyendo un significado con el cual nuestras experiencias adquieren sentido. La construcción del significado surge de la narración, del continuo actualizar nuestra historia, de nuestra trama narrativa.

Decidí que era hora de retomar Relatarte, pero no desde un enfoque conceptual, si no desde uno reflexivo, que permitiese mostrar el hilo que  conectaba aquellas ideas con mi vida, con mi propia historia.

Así nació la charla "Reescribir la propia vida", presentada en Relatos el 22 de febrero del 2017.

Llegar a esa charla no fue fácil. Escribí tres versiones que fueron criticadas con fiereza de la buena por Carito. Ensayé ante el equipo de la vagancia y recibí una excelente retroalimentación. Y sobre todo, en el proceso de escribir sobre mi madre y mi historia, sentí que se me iba el piso y cómo todo se quebraba en mi interior. El camino a Relatos fue uno de crecer y re descubrir a mi madre y a mí mismo. 

Estar esa noche del 22 de febrero, frente a un grupo de unas treinta personas, fue vulnerarme en un espacio público, como nunca antes en mi vida.


Y luego me pidieron hacerlo de nuevo...

El 10 de junio recibí un email de parte del equipo de TEDxManagua, notificándome que Ulises Juárez Polanco me había nominado para el evento de TEDx en octubre. Ulises ya me había nominado para la edición del 2016, pero en aquel momento no sentí que tuviese algo que valiese la pena compartir. Esta vez sí.

Siguió una entrevista, cinco ensayos y otras tres versiones de la charla, que pasó a llamarse "Somos un personaje de nuestro propio relato". Carito me acompañó todo el camino, recordándome los principios que me había compartido para Relatos: identificar las ideas fuerza, resumirlas bien, comunicarlas de manera clara, hacer pausas en los momentos justos y hacerlo personal pero sin drama.

Juan Cuadra y el equipo me dieron valiosas pistas para que la charla conectara, tanto con las personas que verían el video en el canal de Youtube de TEDx, como con los 800 estudiantes de secundaria becados por su desempeño académico, que llegarían al Olof Palme desde Estelí, Chinandega, Managua y Rivas.

Una de las cosas más difíciles que me tocó superar, fue el conflicto interno que tuve a la hora de aprenderme la charla: sentía que cada vez que ensayaba y la ajustaba, perdía espontaneidad y sinceridad. Pero poco a poco la hice mía. Al final, frente a las luces y un salón lleno, lo único que importó fue compartir un viaje que había iniciado aparentemente diez meses atrás, pero que en realidad era mucho más antiguo. Era un viaje de cuarenta y un años, que me permitió recuperar a mi madre en mi memoria, como un ser fuerte y maravilloso. Un viaje que me permitió recuperar al niño que fui, como un luchador que sobrevivió temores y vergüenzas con la luz siempre en el corazón.

Gracias equipo TEDxManagua por su trabajo excepcional y apasionado para crear estos maravillosos eventos, que recogen voces tan valiosas como la de David Rocha, actor titiritero, narrador oral escénico, crítico teatral e investigador cultural y George Henriquez, Kreol, investigador y activista por los derechos de pueblos minoritarios.

Gracias Ulises Juárez Polanco por la postulación. Me hubiese gustado que estuvieras ahí, junto al resto de los jocotes, listo para trolearme después del TEDx.

Gracias Luis y La Vagancia por abrir el camino para esta charla.

Gracias Carito de mi vida por tus críticas, tus consejos y tu apoyo incondicional.


Gracias.


PD: una de las cosas más hermosas del TEDx fue compartirlo con mi hijo Ernesto :)


Alberto Sánchez Argüello
Managua, 16 octubre 2017